ALIMENTACIÓN

Novedades en el control oficial de la seguridad alimentaria

Tras la pista del coronavirus en las aguas residuales - Aerobia

El control oficial de la cadena alimentaria en España se enriquece con algunas novedades contempladas en el nuevo Plan Nacional para 2021-2025, recientemente publicado por la AESAN.

Además de armonizar a nivel nacional los criterios de programación de los controles, el nuevo Plan introduce programas de control para centros educativos, para la vigilancia de resistencias a los antimicrobianos de agentes zoonóticos alimentarios y para la venta de alimentos por internet.

El Plan Nacional de Control Oficial de la Cadena Alimentaria (PNCOCA) 2021-2015 ya está disponible en la web de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN).

El nuevo Plan describe los sistemas de control oficial a lo largo de toda la cadena alimentaria en España y recoge las actuaciones de control oficial de las distintas Administraciones Públicas para los próximos 5 años.

Por primera vez, se utilizarán unos criterios armonizados para la programación de los controles en todo el territorio nacional, tanto en las inspecciones de establecimientos como en el número y tipo de análisis que se realizan a los distintos alimentos. 

El Plan se estructura a partir de 4 grandes objetivos de control: producción primaria, seguridad alimentaria en establecimientos, calidad y fraude alimentario y, por último, controles en frontera.

Novedades en el control de la seguridad alimentaria

El control de la seguridad alimentaria en establecimientos alimentarios incorpora dos nuevos programas: el control en centros educativos y la vigilancia de resistencias a los antimicrobianos en agentes zoonóticos alimentarios.

En el caso de los centros educativos, el objetivo es promover una alimentación saludable y sostenible, y prevenir la obesidad, controlando la calidad nutricional en los menús escolares, así como en los alimentos y bebidas de máquinas expendedoras y cafeterías ubicadas en los centros. 

Las inspecciones se realizarán en los propios centros que tengan oferta alimentaria y/o en la cocina central, empresas de catering o restauración social que tengan el contrato del servicio de comedor escolar con los centros educativos. Para la evaluación de las frecuencias y de la calidad nutricional de los menús se tendrán en cuenta la información cualitativa y cuantitativa de los ingredientes, la rotación de alimentos, las técnicas culinarias y los requisitos nutricionales específicos en caso de intolerancias o alergias.

Por otra parte, la vigilancia de la prevalencia de resistencias antimicrobianas presentes en alimentos se introduce dentro del objetivo de reducir la exposición de los consumidores a los riesgos biológicos y químicos presentes en los alimentos.  

Control de la venta de alimentos por internet

El nuevo Plan Nacional contempla, por primera vez, el control de la venta de alimentos por internet, que se realiza en operadores de empresas (OE) de todos los sectores alimentarios y en todas las fases de la cadena: fabricantes, envasadores, almacenistas, distribuidores y minoristas que vendan sus productos mediante comercio electrónico.

Tanto las empresas como los productos alimenticios que comercializan a través de internet deben cumplir todas las normas comunitarias y nacionales establecidas en materia de seguridad alimentaria. Por lo tanto, los OE alimentarios deben notificar a la Autoridad Competente y registrar todos los establecimientos que estén bajo su control en los que se realice cualquiera de las operaciones de producción, transformación y distribución de alimentos, incluidas las actividades que emprenden por medios de comunicación a distancia.

Parte del control del cumplimiento de los requisitos para la venta de alimentos por internet se podrá realizar en las oficinas de la Autoridad Competente, con anterioridad o posterioridad al día en que se realice la visita de inspección, registrando todo el proceso a través de capturas de pantalla.

Además, de forma presencial en el establecimiento se podrá solicitar al operador información sobre el sistema de envío utilizado por el operador, para verificar que permite mantener los alimentos a la temperatura adecuada en el caso de alimentos refrigerados, congelados o calientes.

Finalmente, se controlaran los registros de trazabilidad de las ventas realizadas por internet, identificando a los clientes, que sean empresas alimentarias, para poder realizar una retirada de producto o informar a los consumidores en caso necesario. 

 

Si te ha gustado comparte esta noticia

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email