AGUA

ENFERMEDADES RELACIONADAS CON LAS PISCINAS

ENFERMEDADES RELACIONADAS CON LAS PISCINAS

Cryptosporidium, norovirus y cepas de Escherichia coli enteropatógenas son las causas más importantes de brotes de diarrea, mientras que Pseudomonas aeruginosa y Staphylococcus aureus son los principales agentes de infecciones cutáneas, y Legionella de infección respiratoria.

Aproximadamente, el 90% de los brotes se producen en aguas de recreo tratadas (piscinas, balnearios, parques recreativos), frente a un 10% en aguas naturales (ríos, playas, etc.).

En los balnearios, las infecciones más frecuentes son debidas a bacterias termófilas (Pseudomonas y Legionella).

Los brotes siempre se deben a deficiencias en el control del sistema: bajo nivel de desinfectante o utilización de uno inadecuado, mantenimiento y limpieza insuficientes, alto nivel de ocupación y averías en los equipos de dosificación.

El diseño, mantenimiento y uso adecuado de estas instalaciones disminuyen este riesgo, y es fundamental la existencia de una normativa reguladora, así como campañas de concienciación a los usuarios para que se cumplan las normas de higiene básicas.

Diarrea y problemas intestinales

La diarrea es la más común de las enfermedades que se pueden contraer en la piscina según el Centro de Prevención de Enfermedades estadounidense.

Es la infección más frecuente adquirida por el uso de agua de piscinas. Los gérmenes que pueden contaminar el agua de la piscina son sobre todo Criptosporidium, —tolerante al cloro, puede vivir en las piscinas durante días y es la causa principal de diarrea en brotes en piscinas, ha aumentado su prevalencia un 200% en los últimos 4 años—, Norovirus, Giardia lamblia, Escherichia coli 0157:H7 y Shigella, causantes de una cuarta parte de los brotes diarreicos adquiridos en piscinas.

Está causada por bacterias como la E. coli, que proviene de los minúsculos rastros fecales que los bañistas dejan en el agua y puede vivir en el agua entre unas pocas horas y varios días, incluso en piscinas con un mantenimiento adecuado. Una vez que la contaminación se produce, solo hace falta que alguien trague un poco de agua que contenga esta bacteria para que pueda sufrir una infección.

El cloro destruye éstos gérmenes pero al no actuar de forma inmediata puede haber un periodo ‘ventana’ en el que alguna de estas bacterias aún siga viva en el momento de bañarnos. Incluso las piscinas mejor mantenidas pueden propagar enfermedades.

Los niños, las mujeres embarazadas y las personas con sistema inmunitarios débiles corren mayor riesgo de contraer este tipo de infecciones.

Para evitar este riesgo, es importante que todo el mundo se duche antes de meterse en la piscina, para reducir la cantidad de microorganismos peligrosos que puedan llegar al agua y evitar bañarse si padeces alguna infección estomacal.

Se necesitan comportamientos saludables en las piscinas para que todos y todas estemos protegidos. Tres consejos que le ayudarán a nadar de forma segura:

  1. No nade cuando tenga diarrea, especialmente importante para los niños que usan pañales.
  2. No trague el agua de la piscina y evite que entre en su boca (no está esterilizada, a pesar del cloro no es apta para el consumo humano).
  3. Lávese las manos con jabón y agua después de ir al baño o de cambiar pañales. Dúchese antes de nadar (¡los niños también!).

Otitis externa

Los síntomas suelen aparecer pocos días después de haber nadado y pueden consistir en: picor dentro del oído, enrojecimiento e inflamación en el oído, dolor cuando se ejerce presión en la oreja (‘signo del trago positivo’, esto la diferencia de la otitis media tan típica también de los niños), y salida de pus.

 

Suele aparecer cuando queda agua en el canal del oído durante largos periodos, creándose un ambiente propicio para el crecimiento de gérmenes, y aquellos presentes en las piscinas son una de las causas más frecuentes de la “otitis del nadador’. No se transmite de persona a persona.

Prevención: usar gorro de nadar, tapones o moldes adaptados para los oídos para evitar que entre el agua.

Séquese bien con una toalla los oídos después de nadar o ducharse, incline la cabeza hacia los lados para que los oídos queden en posición que permita que el agua salga del canal auditivo, tire suavemente los lóbulos de las orejas en distintas direcciones mientras mantiene la cabeza inclinada a los lados para ayudar a sacar el agua.

Otitis

Infecciones Cutáneas.

Foliculitis, forúnculo y ántrax

La foliculitis, el forúnculo y el ántrax son estafilodermias producidas por Staphilococos aureus.

El ántrax es la inflamación del tejido subcutáneo constituida por un grupo de forúnculos adyacentes, que forman múltiples abscesos con sus correspondientes puntos de drenaje. Se presenta como una placa eritematosa que contiene varias pústulas.

En el forúnculo y en el ántrax salen pus y tejidos necrosados de las pústulas, y pueden acompañarse de fiebre y síntomas generales.

Otra foliculitis es la causada por Pseudomonas aeruginosa, un germen con predilección por medios húmedos. La característica diferencial de la foliculitis por P. aeruginosa es la localización en las partes tapadas por el traje de baño. Pueden aparecer ampollas en los folículos pilosos.

ENFERMEDADES RELACIONADAS CON LAS PISCINAS - Aerobia

El ‘rash’ (manchas rosadas que suelen picar) se produce tras contacto directo de la piel con agua contaminada unos días después del baño o por el de uso de esponjas contaminadas.

Quítate el bañador cuando salgas del agua y date una ducha, a ser posible con jabón.

Lava el bañador cada vez que te lo quites y no dejes simplemente que se seque.

‘Pie de atleta’ (tinea pedis)

 

Infección de la piel de los pies causada por una variedad de diferentes hongos. El lugar más frecuente es entre el primer y segundo dedo pero puede afectar a cualquier parte del pie. Suele dar fisuras en la piel o lesiones rojizas y picantes

Se contagia por el contacto con piel infectada o con hongos en determinadas áreas como duchas, vestidores, piscinas. Puede ser una infección crónica con recidivas frecuentes. Normalmente se cura con tratamiento con cremas sobre la piel pero otras veces precisa de tratamiento oral. La higiene es muy importante para la prevención:

  • Uñas cortas y limpias
  • No caminar descalzo en duchas y cambiadores
  • Los ya afectos, deben mantener los pies limpios, secos y frescos. Usar sandalias y evitar zapatos cerrados y calcetines que no sean de algodón para ayudar a la transpiración.
Pie de Atleta

Verrugas (papiloma virus)

 

Hasta el 10% de los bañistas se contagian, sobre todo en los pies. Es muy importante la prevención usando siempre zapatillas cuando se está fuera del agua. Es clásico, aunque no siempre esté presente, la aparición de un punteado negro en la zona de la verruga.

ENFERMEDADES RELACIONADAS CON LAS PISCINAS - Aerobia

Bibliografía:

Si te ha gustado comparte esta noticia

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email